martes, 12 de marzo de 2013

La primera vez©

Aún recuerdo con eterna nostalgia la primera vez que la tomé con mi mano, Su forma cilíndrica se adaptaba perfectamente a ella. El placer que sentí al abrazarla con mis dedos y comenzar un sutil movimiento fue épico. Mi mano y ella bailaban en una orquesta de movimientos inmejorablemente calculados. Esa orquestación evocó en una expulsión líquida por su punta. Continué con ese placentero, pero sencillamente maravilloso movimiento que me producía un goce inacabable.
El deleitoso éxtasis que aquello me producía, provocó una gran presión por parte de mi mano, la cual no paraba de moverse gratificantemente. Transmitía una sensación de satisfacción perpetua.
El instrumento que estaba usando, que aún hoy conservo en unas condiciones pletóricas, explotó manchando todo lo que tenía frente a su húmeda punta. Mi mano quedó impregnada por ese líquido que limpié con una servilleta de papel…aún recuerdo nostálgico esa primera vez en la que mi primera pluma me puso la mano llena de tinta.

R.R.Almeida