miércoles, 13 de noviembre de 2013

Señora Muerte ©

Señora Muerte

Por R.R.Almeida

Señora Muerte, ineludible compañera.
Pasamos la vida acercándonos a ti,
aunque no lo queramos de ninguna manera.

Unos te esperan con temor y otros con valentía,
y hay quienes no dejan de pensar en ti cada día.
Algunos te esperan con alegría,
esperando que tu llegada les calme la agonía.

Sé que tu trabajo es de los más importantes,
te llevas muchas vidas a diario
para dar paso a las almas entrantes,
y por más que pasan los años
hay una pregunta a la que no logro responder
¿Por qué te llevas a tanta gente buena haciéndola sufrir,
y en cambio a los más cabrones los dejas vivir?

Jamás olvidaré a esas queridas personas que no dejaron de luchar
y que, aún así, viniste con tus fríos brazos para podértelos llevar.
Esas personas que estarán en mi memoria cada día.
Esas personas que nunca podré olvidar.
Esas personas que me dieron tanta alegría.
Esas personas que son parte del motivo de luchar.